Una bola de fuego veloz sobre el cielo de la Mancha. En la noche de este sábado 13 de abril de 2013, sobre las 23.45, los sistemas de detección de la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos registraron cómo un fragmento procedente de un cometa se desintegraba sobre el centro del país.

Según los datos obtenidos por el profesor José María Madiedo, de la Universidad de Huelva, el objeto impactó contra la atmósfera terrestre sobre la vertical de la localidad de Villamuelas, en la provincia de Toledo.

"Este choque fue tan brusco que el objeto se volvió incandescente, produciendo una bola de fuego (o bólido) a unos 100 km de altura", explica Madiedo, quien señala que el objeto continuó penetrando en la atmósfera mientras avanzaba hacia la Comunidad de Madrid a más de 75.000 kilómetros por hora, desintegrándose completamente a unos 70 km de altura sobre la vertical de Serranillos del Valle (Madrid).

 

 

 

Información adicional