Ayer tuvieron lugar las III Jornadas de Astronomía Ciudad de Daimiel organizadas por la Asociación Daimieleña de Astronomía, ADA, que consistían en tres charlas por la mañana acerca de la arqueo-astronomía y de como han influenciado las estrellas el desarrollo de la raza humana, así como de una observación solar por la tarde y una nocturna. Para nuestra desgracia un cielo cubierto de nubes e incluso con algo de lluvia se encargo de dar al traste con las observaciones, aunque eso si, vivimos buenos momentos de camaradería entre los socios y los asistentes a las jornadas, entre los que se encontraban miembros de otras asociaciones y vecinos de la localidad de Daimiel.

No faltaron a la cita el alcalde del Excmo. Ayuntamiento de Daimiel y la concejala de Cultura, los cuales expresaron su admiración y agradecimiento a ADA por la cantidad de actividades que la asociación realiza al año, así como su apoyo para la celebración de mas Jornadas de Astronomía. Medios de locales de información, televisión y radio, también quisieron cubrir una nueva edición de unas charlas que empiezan a ser conocidas en la región  y apreciadas por aficionados a esta disciplina.

Alberto Marcos, con su charla acerca de la figura de Aristarco,  Andrea Rodriguez, con una interesante exposición acerca de las estrellas y su influencia en el urbanismo, y finalmente Luis Benítez que finalizó las conferencias recalcando la importancia de los rituales entorno a los astros y su reflejo en las construcciones durante la edad de bronce en la comarca de La Mancha, se encargaron de acercar a los allí presentes el mundo de la Astronomía, pero de una forma distinta a la que estamos acostumbrados y poniendo de manifiesto que la misma ha afectado a otras muchas disciplinas durante cientos de años. Tras las mismas, la sede de la asociación estuvo abierta para que el publico asistente viera los telescopios del grupo que allí estaban expuestos, todo el material que en forma de libros o vídeos hay disponibles para préstamo e incluso fotografías de espacio profundo realizadas por los miembros mas activos de la asociación.

 

 

Tras una comida con los conferenciantes y con las esperanzas en que el cielo despejara, nos dirigimos al Parque del Carmen de la localidad de Daimiel para empezar una observación solar destinada a todo aquel quisiera echarle un vistazo a nuestro astro, pero por desgracia y como ya he comentado, no era el día apropiado, aunque eso si, hubo muy buenos momentos entre los asistentes. A destacar la cantidad y calidad de las historias y anécdotas que Alberto Marcos, que trabajó un tiempo para la NASA en el proyecto Apollo, nos contó a todos. Puedo asegurar que la falta de buenos cielos fue suplida con las risas que nos echamos.

Tampoco la observación nocturna desde el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel se pudo llevar a cabo, aunque al menos si que algunos de los participantes estuvieron enseñando equipos recientemente adquiridos, hablando sobre el mundillo e incluso tomando contacto con socios de otros grupos e intentando organizarnos para futuras actividades conjuntas. Un día un poco duro para los miembros de la Asociación Daimieleña de Astronomía, por la responsabilidad de la ocasión, pero muy gratificante a pesar de no poder usar los telescopios.

  

Información adicional