¿QUE ES UN ECLIPSE SOLAR?

¿Qué es un eclipse de Sol?.

O solar. Es el que ocurre por interposición de la Luna entre la Tierra y el Sol. Eclipse, que significa literalmente desaparición, es una palabra que proviene del latín eclipsis, y ésta a su vez del griego ekleiyiz, (ecleisis) y hace referencia en astronomía a la ocultación transitoria o parcial de un astro por interposición de otro cuerpo celeste.

Estas ocultaciones se producen cuando tres cuerpos están alineados, evidente uno de ellos ha de ser la Tierra para que lo podamos observar, lo que suele ocurrir con cierta frecuencia. Por ejemplo, la ocultación de estrellas por la Luna, como las muy notables ocultaciones periódicas de la estrella Aldebarán, la estrella más brillante de Tauro. La Luna también puede ocultar planetas: son especialmente espectaculares las de Saturno vistas con telescopio.

También puede ocurrir que uno de los planetas interiores, Venus o Mercurio pasen por delante del Sol. Dado que el tamaño aparente de estos planetas es menor que el del Sol, este  no queda oculto; a estos pasos por delante del Sol se les llama tránsitos, y poseen una gran importancia para la determinación de distancias en el Sistema Solar. Recuérdese el tránsito de Venus el 8 de Junio de 2004, o el de Mercurio el  7 de Mayo de 2003.

Estos fenómenos serían realmente impresionantes si nos encontrásemos sobre la superficie de Júpiter. Este planeta dispone de un auténtico cortejo de satélites, más de sesenta, de los cuales cuatro, descubiertos por Galileo, son del tamaño de Mercurio. Tanto cuerpo girando alrededor produce una sucesión de ocultaciones y tránsitos entre ellos, el Sol y otros planetas. Interesante resulta ver el “Baile de los satélites Galileanos” desde la Tierra.

En el caso de un eclipse de Luna, no existe realmente ocultación de este astro por otro cuerpo. Es la sombra de la Tierra la que produce un oscurecimiento de su superficie. Y dado que la sombra de la Tierra es bastante mayor que la Luna, este eclipse es visible desde una gran parte de la superficie terrestre.

También son destacables las ocultaciones de estrellas por asteroides. Estas ocultaciones, al igual que los tránsitos, son útiles para determinar distancias en el sistema solar, pero también para conocer las órbitas de los asteroides, sus tamaños, y la posibilidad de que tengan satélites.

Qué tienen de especial los eclipses de Sol.

Si tan comunes son estas ocultaciones, algo debe de tener de especial la ocultación del Sol.

El Sol es una enorme bola de fuego de más de un millón y tercio de kilómetros de diámetro, que está situado a ciento cincuenta millones de kilómetros. Su tamaño aparente desde la Tierra es el de un plato situado a treinta metros.

La Luna es una bola rocosa que tiene un diámetro cuatrocientas veces menor que el Sol, pero que da la casualidad, una de las mayores casualidades de la Naturaleza, de que se encuentra unas cuatrocientas veces más cerca de la Tierra que el Sol. Por tanto, su diámetro aparente también es el de un plato de treinta centímetros colocado a unos treinta metros.

Dado que el Sol y la Luna tienen el mismo tamaño aparente, las ocultaciones del Sol por la Luna resultan especialmente espectaculares. Precisamente por el hecho de que sean tan parecidos, y de que las órbitas no sean exactamente circulares, aparecen los distintos tipos de eclipse.

La Tierra orbita al Sol en una trayectoria prácticamente circular, que tarda en recorrer un año. Precisamente esa es la definición del año. Por su parte la Luna posee una órbita también casi circular alrededor de la Tierra que tarda en recorrer aproximadamente un mes; como antes, este es el origen del mes de nuestro calendario. Si la órbita de la Luna fuese perfectamente circular y estuviese en el mismo plano que la de la Tierra, cada luna nueva se produciría un eclipse total de Sol. Sin embargo, la órbita de la Luna está inclinada unos cinco grados respecto de la de la Tierra – Sol, por lo que la sombra de la Luna no “acierta” a la Tierra. Como además la órbita no es circular, en determinadas ocasiones la Luna tapa por completo al Sol (eclipse total) cuando está más próxima a la Tierra, o no es capaz de tapar por completo al Sol (eclipse anular), si se encuentra más alejada.

Para hacer más compleja y más atractiva la situación, puede darse el caso de que la Luna sea capaz de tapar al Sol en una fase del eclipse, y que no lo sea en otra fase, con lo que se tendría un eclipse mixto.

Más aún, se da el caso en algún eclipse de que la sombra de la Luna acierta “chaspón” a la Tierra, es decir, pasa rasante, con lo que el eclipse es precisamente eclipse rasante.

Para cuantificar algo: El Sol, debido a las variaciones de distancia respecto de La Tierra, puede variar su tamaño en un 5%, mientras que la Luna, cuya órbita alrededor de la Tierra es algo más irregular, puede variar su tamaño en un 16%.

La Luna sólo producirá eclipses, como ya se ha comentado, en unas determinadas posiciones de su órbita. Concretamente en los dos puntos en que su órbita corta a la de la Tierra, y que se llaman nodos. Precisamente al plano en el que se mueve la Tierra se le llama eclíptica por que es el lugar en el que se producen los eclipses. Estas intersecciones se podrías producir dos veces al año, pero para complicar más las cosas, estos nodos se mueven alrededor de la Tierra con un periodo de 6798 días, de tal forma que cada grupo de dos eclipses están separados por 173 días. En conclusión, se producen de dos a cinco eclipses de Sol por año, y suelen ir acompañados de otros tantos de Luna.

 

Otros eclipses.

Desde la península, el último eclipse anular ocurrió en 1777. Desde Canarias en 1846.

A lo largo del siglo XX no se ha observado ningún eclipse total desde España, aunque si se han visto cuatro totales: 1900, 1905, 1912 y 1959.

A lo largo de este siglo habrá 223 eclipses solares de los cuales 68 serán totales, 72 anulares, 76 de penumbra y 7 mixtos. Habrá también 230 eclipses lunares,  85 de los cuales serán totales, 58 parciales y 87 penumbrales.

El siguiente visible desde España fue el 29 de marzo de 2006 que fue visible como parcial.

Habrá que esperar al 2026 para ver uno total, dando la casualidad de que se observarán desde la península:

  • 12 de agosto de 2026. Total.
  • 2 de agosto de 2027. Total.
  • 4 de enero de 2028. Anular.

Y después habrá que esperar a septiembre de 2053

 

 

0
0
0
s2sdefault

Información adicional