ULTIMAS NOTICIAS

Se acercan las Perseidas 2021, por desgracia otra vez marcadas por la pandemia mundial que seguimos sufriendo y que nos impide de nuevo realizar una actividad pública como hace varios años con centenas de amigos 😢 Pero eso no es problema para que salgáis al campo en familia o con amigos guardando todas las medidas sanitarias precisas y disfrutéis de una agradable noche 💪✨

La lluvia de las perseidas es una lluvia de meteoros (comúnmente llamados "estrellas fugaces") que sucede todos los años hacia el 12 de agosto. Las perseidas también reciben el nombre popular de "lágrimas de San Lorenzo" por la proximidad del máximo de la lluvia de meteoros al 10 de agosto, día de la festividad.

Las perseidas son visibles desde todo el hemisferio norte en pleno verano. Las velocidades de estos meteoros pueden superar los 50 kilómetros por segundo y su tasa de actividad puede llegar a los 200 meteoros por hora. Aunque su momento de máxima actividad tiene lugar en las noches del 11 al 13 de agosto, las perseidas comienzan a verse hacia el 17 de julio y terminan hacia el 24 de agosto. Su alta actividad, junto con las condiciones atmosféricas favorables durante el verano boreal, hace de las perseidas la lluvia de meteoros más popular de las que tienen lugar a lo largo del año.

¿Qué se espera en 2021?

El 2021 será año excelente para observar las Perseidas, pues sucederán pocos días después de la luna nueva (8 de agosto).

La máxima actividad de la lluvia está prevista para el 12 de agosto entre las 21 y las 24 (horas oficiales en la península). Por tanto, el mejor momento para observar las Perseidas será la noche del 12 al 13 de agosto, una vez que el cielo esté oscuro, después de que el creciente de Luna se oculte por el horizonte.

¿Por qué suceden?

Los cometas, según describen sus órbitas alrededor del Sol, van arrojando al espacio un reguero de gases, polvo y escombros (materiales rocosos) que permanece en una órbita muy similar a la del cometa.

Cada cometa va formando así un anillo en el que se encuentran distribuidos numerosos fragmentos cometarios. Cuando la Tierra, en su movimiento en torno al Sol, encuentra uno de estos anillos, algunos de los fragmentos rocosos (meteoroides) son atrapados por su campo gravitatorio y caen a gran velocidad a través de la atmósfera formando una lluvia de meteoros. La fricción con los gases atmosféricos calcinan y vaporizan los meteoros que aparecen brillantes durante una fracción de segundo formando lo que popularmente denominamos estrellas fugaces.

La altura a la que un meteoro se hace brillante depende de la velocidad de penetración en la atmósfera, pero suele estar en torno a los 100 kilómetros. Sin embargo, el alto brillo y la gran velocidad de algunos meteoros ocasionan un efecto espectacular, causando la ilusión en el observador de que están muy próximos. Los meteoroides de masa menor al kilogramo se calcinan completamente en la atmósfera, pero los mayores y más densos (de consistencia rocosa o metálica), forman meteoritos: restos calcinados que caen sobre el suelo.

Cada año a principios de agosto nuestro planeta cruza la órbita del cometa 109P/Swift-Tuttle, que tiene un período de 133 años y que pasó cerca del Sol por última vez en 1992. Esta órbita está llena de partículas pequeñas, como granos de arena o menores, que han sido liberadas por el cometa en sus pasos anteriores. Cuando una de estas partículas, que formaron en su día la cola del cometa, entra en la atmósfera terrestre a gran velocidad, la fricción la calienta hasta vaporizarla a gran altura.

La correspondiente lluvia de meteoros parece tener un único origen, un punto del que parecen surgir todas las estrellas fugaces. Ese punto se denomina "radiante" y su localización se utiliza para nombrar a la lluvia de estrellas. Así pues, las perseidas tienen su radiante en la constelación de Perseo.

¿Qué hacer para ver las perseidas?

El lugar de observación puede ser cualquiera con tal de que proporcione un cielo oscuro. Es preferible observar desde un lugar que tenga pocos obstáculos para la vista (como edificios, árboles o montañas), y no utilizar instrumentos ópticos que nos limiten el campo de visión. Aunque las perseidas parecen venir de la constelación de Perseo (de ahí su nombre), se pueden ver en cualquier parte del cielo. Conviene dirigir la mirada hacia las zonas más oscuras, en la dirección opuesta a la posición de la Luna si la observación se realiza antes de su ocaso. Lo más cómodo es tumbarse y esperar a que la vista se acostumbre a la oscuridad.

 

0
0
0
s2smodern

Verano 2021

El verano comenzará el 21 de junio a las 5 horas y 32 minutos hora oficial peninsular, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional - Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana). Esta estación durará 93 días y 15 horas, y terminará el 22 de septiembre con el comienzo del otoño.

Al amanecer serán visibles Júpiter y Saturno al comienzo del verano, pasarán a ser visibles casi toda la noche durante el mes de agosto, para terminar la estación siendo visibles únicamente al anochecer. Al anochecer también serán visibles: Venus, durante toda la estación y Marte hasta finales de agosto.

Para mayor información sobre los fenómenos astronómicos del año se puede consultar el Anuario astronómico.

Más información en el Instituto Geográfico Nacional.

0
0
0
s2smodern

  

Perder el miedo a manejar un telescopio

Este es uno de los objetivos de la Asociación de Astronomía conseguir con este nuevo taller que los participantes sepan  hacer un buen uso de los telescopios, conseguir que la gente pierda el miedo al uso de los Telescopios, intentar elegir que tipo de telescopio es más adecuado según necesidades y además fomentar su correcta utilización, para así poder sacar el máximo partido a las observaciones.
Con este los participantes van aprender a montar y equilibrar el telescopio, ajustar el buscador para poder encontrar el objetivo deseado, usar oculares,  estacionar la montura y saber a calcular los aumentos de cada tipo de telescopio según sus características técnicas.
 
Además animo desde aquí  a que las personas interesadas que no puedan hacerlo se pongan en contacto con la Asociación para  volver  hacer este Taller en fechas próximas. Por último recordar que son plazas limitadas.
 
CRONICA
 
El sábado 22 de mayo tuvimos nuestra primera actividad pública en muchos meses debido a la pandemia. Fue el "Taller de uso y manejo de telescopios", en el cual los asistentes llevaron sus equipos y tras unas charla a cargo de muestro presidente Miguel Ángel acerca de como poner en estación una montura, pudieron aprender como sacar mejor provecho a sus telescopios.
Poco a poco intentaremos retomar nuestra habitual actividad si las condiciones sanitarias lo permiten. Anoche y pese a que la presencia de nubes impidió observar la luna con los equipos 🔭🌛 , vivimos una bonita experiencia que esperamos pueda repetirse mas a menudo.¡Seguimos! 💪💪💪
 
 
 
 
 

 
0
0
0
s2smodern

La lluvia de meteoros, popularmente conocida como lluvia de estrellas fugaces, se podrá contemplar con máxima actividad la noche del 22 al 23 de abril.

Se trata de la lluvia de las Líridas, que en los años 1803, 1922,1944, 1946 y 1982, fue un verdadero espectáculo celeste, haciéndose visibles a simple vista cientos de meteoros por hora, la de 1803 fue especialmente deslumbrante ya que pudieron ver hasta 700 meteoros por hora.

Las Líridas es la lluvia de estrellas más antigua conocidas, ya que se tienen registros chinos del acontecimiento que datan de marzo del año 687 a.C. Esta lluvia es visible desde los dos hemisferios.

Esta lluvia es de las más impredecibles es por ello que los astrónomos y curiosos la esperan con ansiedad por si hay alguna sorpresa y la lluvia se torna en tormenta meteórica, un raro fenómeno que ocurre cuando la Tierra se encuentra con un enjambre de meteoros muy denso y se pueden contemplar más de 1.000 meteoros por hora.

Los astrónomos todos los años dan una previsión para la lluvia de las Líridas de unos 18 meteoros visibles a simple vista por hora, pero nunca se cumple, con las Líridas no se acierta nunca, pero no es raro que puedan llegar fácilmente a los 100 meteoros por hora.

La lluvia de las Líridas está asociada a los restos de un cometa llamado Thatcher C/1861 G1, descubierto en 1861 y cuyo último paso cercano y conocido a la Tierra tuvo lugar el 5 de mayo de ese mismo año, desde entonces no se ha visto más, pues se trata de un cometa de largo período que alcanza las proximidades del Sol cada 415 años. Llega a alejarse del Sol, 2,78 veces más allá de la órbita de Plutón, mientras que su punto más próximo a nuestra estrella lo alcanza a los 137.632.000 km. Cada vez que se acerca a nuestra estrella, se va desintegrando por el calor del Sol, pues está compuesto de roca y hielo, dejando partículas diminutas por el espacio del tamaño de un grano de arena. La Tierra atraviesa estos restos entre los días 16 y 25 de abril.

Es durante estos días cuando se puede observar la lluvia de las Líridas, con máxima actividad la noche del 22 de abril. Esta noche, la constelación de Lira, de ahí el nombre de Líridas, aparecerá hacia el NE sobre las 10 de la noche en hora peninsular y podremos contemplarla sin molestias hasta las 3 de la mañana, hora en que la Luna en cuarto menguante hará su aparición, desluciendo en parte el espectáculo celeste con su luz. En realidad el máximo de la lluvia suele coincidir siempre en las horas previas al amanecer. Si no pudiera contemplar la lluvia la noche del 22, inténtelo el 23, 24 ó 25 de abril, pues aún estará activa.

 

El radiante, o lugar del cielo de dónde parecen proceder el grueso de los meteoros, está cerca de la brillante estrella Vega, la más brillante de la constelación de la Lira, una de las que más lucen en el cielo, en realidad no tiene pérdida si miramos a la hora indicada al NE y sobre el horizonte, ya que se trata de la 5ª estrella más brillante del firmamento.

Vega es una extraña y cercana estrella a 25 años luz del Sol, que rota a una velocidad de vértigo de 274 km/s, haciendo que la estrella, no sea esférica, sino achatada y estirada en su ecuador por la velocidad de rotación. Vega fue nuestra estrella Polar en el año 12.000 A.C. y lo volverá a ser sobre el año 13.727. Los indios Hopi de la meseta central de Estados Unidos, creen que provienen de esta estrella, llamada “El ojo de Dios”.

Normalmente las partículas del cometa comienzan a hacerse visibles por la fricción con la atmósfera a 100 km de altura llegando a desintegrase a los 50 km del suelo. Al ser una lluvia de velocidad moderada, es muy corriente ver meteoros que dejan estelas persistentes en el cielo, es decir, al desintegrarse en la atmósfera, el material del que está compuesto el meteoro queda flotando haciéndose visible durante algunos segundos o minutos. Cuando ocurra este hecho, coja unos prismáticos para verlo durante más tiempo.

Los meteoros de las Líridas suelen ser además brillantes, por ello es un gran espectáculo celeste.

 

PREVISIÓN PARA EL AÑO 2021:

Este año, la Luna, estará en cuarto creciente y se ocultará bajo el horizonte sobre las 4,30 h, por lo que a partir de esta hora el cielo quedará oscuro y con una mejor visibilidad para verlas, no obstante, es conveniente observar durante toda la noche. Aunque con el estado de alarma que estamos sumergidos es imposible su observación.

 

Para observar el fenómeno:

1.- Aléjese de las grandes ciudades y pueblos evitando la luz.

2.- Sitúese en un lugar lo más oscuro posible.

3.- Localiza un lugar donde el horizonte esté despejado de obstáculos.

4.- La observación se debe hacer únicamente a simple vista, mejor tumbados en el suelo o en una tumbona.

0
0
0
s2smodern
Joomla templates by a4joomla