Con motivo del centenario de la Unión Astronómica Internacional, el pasado 12 de Enero los miembros de la Asociación Daimieleña de Astronomía, nos acercamos a la Plaza de España de la localidad manchega de Daimiel para hacer en ese lugar una observación lunar, aunque también se sumó a la convocatoria el planeta Marte que si bien no está en su mejor momento de observación, si que sirvió a las personas que allí se congregaron para acercarse a nuestro sistema solar, haciendo sobre todo las delicias de los mas jóvenes por la especial atracción que el planeta rojo tiene, debido a lo mucho que suele aparecer en los medios de comunicación, y mas recientemente con la llegada al mismo de la sonda InSight.

Cuando nos dispusimos a montar los equipos (en total tres telescopios), el frío reinante parecía que iba a echar para atrás a mucha gente a la hora de echar un vistazo a la siempre espectacular Luna, pero poco a poco el goteo de personas de todas las edades se fue intensificando y en las dos horas que estuvimos plantándole cara a la meteorología llegamos a contabilizar casi 200 personas las que se asomaron al ocular para, en muchos casos, ver la siempre impactante primera visión de nuestro satélite natural. Incluso la televisión local cubrió el evento y fuimos entrevistados por ellos, estando muy interesados no solo por el aniversario del organismo internacional, sino por todo aquello relacionado con nuestra asociación y con la observación lunar en particular.

Como premio a nuestra paciencia y al interés de todos los que nos acompañaron, el seeing de esa noche era magnífico y la Luna aguantaba muchos aumentos, lo que nos proporcionó increíbles vistas de su superficie. Aunque eso sí, el exceso de luz artificial y los edificios altos nos jugaron alguna que otra mala pasada, como en mi caso, cuando tras perder de vista Marte ocultado por unas viviendas, no me quedó otra que coger mi montura ecuatorial y realizar una puesta en estación "muy heterodoxa" unos metros mas para atrás.  


Finalmente, y cuando la Luna también se ocultaba detrás de esos mismos edificios, dimos por finalizada una agradable observación que terminó, como no podía ser de otra forma, con un buen café caliente en una de los establecimientos del centro de Daimiel.

0
0
0
s2smodern
Joomla templates by a4joomla